martn-salinas_fondeando_tcnica-mixta-s-p

ARTISTAS

MARTÍN SALINAS

1978, Córdoba, Argentina

MARTÍN SALINAS

OBRA

INVENTARIO

 

Inventario para aplacar el vértigo


Creo recordar que la reina Victoria había mandado inventariar todas las cosas que albergaban sus palacios. Los objetos eran fotografiados desde distintos ángulos y con las fotografías se componían enormes álbumes. El sistema servía para reponer, con una copia idéntica, las pertenencias que se deterioraban y también para solaz de la reina, que luego de la muerte de su marido Alberto, se entregaba al repaso silencioso de las imágenes. ¿Dónde están ahora esos archivos? ¿Quién tiene todas esas figuritas?
Estética de saturación, de artificio, de melancolía. Entonces: decorado, escenario, teatro... teatro de operaciones amorosas, museo privado, puesta en escena de una tragedia hermosa. Director de ficciones personales... ¡oh, qué oficio misterioso!
Robo de todas partes / todo lo que me gusta / robo / los tesoros que adivino / robo / las palabras / que reproducen mis ideas / y si pienso y necesito rojo / y veo rojo / lo robo / lo tomo / lo extraigo / por ejemplo / cito una cita / tan perfecta / que parece toda escrita / todas las veces / por mí / “Lo que guía el pensamiento poético es la convicción de que, aunque la vida está sujeta a la rutina del tiempo, el proceso de deterioro es a la vez un proceso de cristalización. En el fondo del mar, allí donde se hunde y se disuelve lo que estuvo vivo, algunas cosas ‘sufren un cambio marino’ y sobreviven en nuevas formas y aspectos, cristalizados, permaneciendo inmunes a los elementos, como si sólo esperasen al buceador de perlas que un día se sumergirá hasta ellas para sacarlas de nuevo al mundo de los vivos.” 
La magia de extraer la joya y que la joya siga estando. Entonces: la magia del espacio que dejan las formas es tan joya como la joya original, ya lejana en la cadena de reproducciones. Alguien ejecuta estos movimientos con cutter y devoción. Te han sido otorgados tres dones: vista, acumulación y ansiedad. Y con ellos has de operar para reconstruir un mundo con meticulosidad y sin lógica rastreable. “Una cosa es un conjunto extremadamente complejo de relaciones.” El artificio, esto es, la transformación de la realidad en formas inéditas, es parte de nuestra naturaleza, súmele usted a eso la materialidad + los sueños = capacidad de comprender el lenguaje desquiciado de las cosas. Una obra se puede particionar y de ella hacer otras. Pasar así de una cosa construida (artificialia) a un fósil (naturalia). Escenificados los vaivenes de una sensibilidad menor. Enamorado de lo pequeño. Atado ferozmente a la miniatura. Fijado. Construir una casa, sacar de la orfandad a las cosas, sacarse de la orfandad a uno mismo. Particularizarse. Integrase en un interior.

Extracto de texto de Lorena Fernandez
2015

 

INSTALACIONES

 

No puedo dejar de pensar en la construcción que Martín Salinas compone en sus obras como un acto que urge en donde ese momento de fragilidad mental se manifiesta amontonado, manipulado, velado y como fundante constructor del sentido alterado de su olvido, de su metamorfosis creativa.
He dejado de pensar a la manifestación artística como un acto de fe, he dejado de pensar en la conexión con el espectador que desnudo se entrega al acto, he dejado de pensar en mí como un ente de fuerza y luz, pues esa no es mi misión. Sólo pienso en la omisión y el olvido de lo que precede a las cosas, sólo pienso en la fragilidad de nuestras mentes y su alimento como modo de vida.

 

Extracto de texto de Carlos Herrera
2016

 

LA VIDA ES CUALQUIER COSA

 

Como un registro desfachatado de lo que acontece, los pequeños óleos sobre tela montada que se presentan en La vida es cualquier cosa conservan esa condición procesual e inestable del diario o cuaderno de artista. Por su tamaño y “carácter portátil”, bien podrían funcionar como las tapas ilustradas de libros o emparentarse a producciones en la línea de artistas como Maira Kalman en The Principles of Uncertainty, quien aborda la ilustración a partir del registro humorístico de acontecimientos personales de la vida en la ciudad de New York a lo largo de todo un año, en relación con la historia y las tradiciones. 
    En este cualquierismo al que se anima Martín Salinas, en el que conviven abstracción y figuración infantil, no nos encontramos con verdades reveladas o confesiones sin mediación, sino con obras donde se registra lo cotidiano y las relaciones aleatorias que surgen entre lo que se ve, lo que se lee y lo que sucede en el plano de la pintura. En un diálogo con Martín, él comenta: “El hacer me va guiando. Para mí sigue siendo muy misterioso cuándo algo funciona y cuándo no. No hay ideas tan fuertemente preconcebidas”. 

Silvina Pirraglia
Septiembre 2020