En las obras de Zargón, hay un límite muy sutil entre la ficción y la realidad; entre fotografía y pintura. Incluso frente a las señales que advierten de la ilusión mimética que nos lleva a cuestionar el acto de representación y sus cruces sociales subjetivos. En los años sesenta, Gerhard Ritcher ya nos habían arrojado a una zona gris donde la pintura está dominada por la fotografía y replicada en fascinantes retratos. Pero en las pinturas de ficción de las viejas industrias que Zargón instala, la mentira de la representación alcanza el estado de una verdad ontológica: revela el desvanecimiento de las grandes historias de progreso y la frustración de lo que no se logró para los que viven en el XXI siglo. Lo que queda es el placer conceptual y visual de las deconstrucciones y el espacio de la imaginación que expande la realidad a través del potencial de nuestras acciones. Como dijo una vez Ritcher, "La capacidad de creer es nuestra calidad excepcional, y sólo el arte de manera adecuada la traduce en la realidad".

Uriarte 1373 | CP 1414 I Palermo I Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
Lun. a Sáb. de 14 a 19 hs | +54 (11) 4774 6656 | info@gachiprieto.com

  • Facebook
  • Instagram