D_MiguelMitlag_tvSet2_2010-13_Fotografia

ARTISTAS

MIGUEL MITLAG

1969, Buenos Aires, Argentina

MIGUEL MITLAG

OBRA

 

BAD DAYS

Dias  Malos (Bad Days) 2018 es una serie de fotografías impresión Inkjett de objetos en un Escaparate. La repetición del mismo Display (exhibidor), una alegoría de la vidriera, del uso y del consumo, del tiempo perdido y del sinsentido.
A Miguel Mitlag le gusta pensar en un pseudo-realismo: el momento en que un elemento reconocible cumple una función no del todo clara, que también interfiere y perturba el normal funcionamiento del conjunto y que su utilidad acaba de ser desplazada por esa pequeña dosis de interferencia. Presencias de pseudo-realismo aparecen en su trabajo en los revestimientos, en lo funcional y disfuncional, en las estructuras utilitarias.
Parafraseando a George Perec, hay una dimensión en la vida cotidiana que a menudo pasamos por alto. Lo banal, lo común, lo habitual o como él mismo dice: lo intermedio-ordinario, es una realidad familiar pero a la que no prestamos atención. Demasiado pequeña y demasiado habitual, la banalidad generalmente queda relegada al margen, excepto cuando, 'la locura de la locura', se erige como obra de arte. El significado es el mismo: construir un nuevo camino de significación a través de la 'reutilización'.
En las reflexiones de Mitlag la "poética" cobra fuerza. En las fotografías, el punto de partida es siempre el objeto en el espacio. Y el espacio en cuestión es la casa. Para decirlo como Heidegger, Mitlag vive o toma posesión de lugares a través de su arte. Durante las semanas anteriores a la composición convive con los objetos que colecciona, con las 'pseudorrealidades' que construye. “No es - como él dice - un comportamiento excéntrico, sino un delicado proceso creativo, en el que el componente empírico y experimental juega un papel significativo”. Acostumbrarse a los materiales, seleccionarlos cuidadosamente, colocarlos al lado de nuevas jerarquías no tiene otro propósito que reflexionar sobre la sociedad humana. Sobre el significado asignado a los objetos, a su función y a ese proceso de desgaste y consumo que, aunque queriéndolos en un determinado punto fuera del ciclo vital, nunca los priva por completo de su valor estético y afectivo.

SERIES

 

A primera vista, las imágenes de Mitlag parecen sacadas de un laboratorio científico, pero uno desquiciado. Cubiertas por luz y colores brillantes, los simples y cuasi abstractos objetos que casi no despliegan sombras, aparecen cuidadosamente dispuestos. Lo que en el mundo exterior parecería incongruente, en estos trabajos se ve como perfectamente lógico. Mitlag consigue encontrar analogías entre la labor desarrollada en un laboratorio y las acciones de un artista, ambas aceptando lo incierto y teniendo fines claros, pero abiertos. De esta manera, las imágenes se pueden leer como la documentación de una performance, de una investigación que sigue sus propias reglas intrínsecas. Como dijo en un texto para Radar en el que hablaba de su obra de arte favorita: “Me gusta que el arte no sea declamativo y que genere sus propias reglas. Si no, se monta sobre discursos previos, sobre géneros tradicionales y no agrega; sólo se repite. Me gusta que cada obra genere pautas nuevas. Yo trato de trabajar desapegándome, despersonalizándome.“

El procedimiento de Mitlag, entonces, tiene mucho más que ver con la simulación que con la representación. Con títulos como “Experimento tropical de la tarde“ o “El naranja altera la percepción“, estos embrujados objetos sin referentes, estos simulacros sin perspectiva, amenazan la diferencia entre verdadero y falso, entre real e imaginario. Entre ciencia y ficción.

    Ariel Authier, 2010

NUEVOS MODELOS