1.jpg

ARTISTAS

ALEJANDRO CHASKIELBERG

1977, Buenos Aires, Argentina

 

ALEJANDRO CHASKIELBERG

OBRA

 

LA CRECIENTE

La Creciente 

Realicé este proyecto durante los 3 años que viví en las islas del Delta del río Paraná. Lejos de la ciudad por primera vez, tuve que adaptarme a vivir en este nuevo territorio lleno de agua y silencio. Influenciado por libros e historias orales y escritas sobre el gran Río Paraná, comencé a compartir una vida cotidiana con los isleños. Quería contar mi vivencia en las islas y con el tiempo terminaría por convertirme en un isleño. Dejé de ser un extraño y habité este lugar para poder contar la historia desde adentro y quebrar con una premisa básica del acercamiento fotográfico documental: uno retrata a un otro. 

Todos los días cruzaba el río Paraná en un pequeño bote a motor llamado Espejito. Me encontraba con personas aquí y allá, en muelles o bares, los acompañaba y capturaba algunos momentos de su rutina que me parecían extraordinarios. Luego les pedía recrear esas escenas de su vida cotidiana pero durante la noche. Y los fotografié en largas exposiciones nocturnas bajo la luna llena. A pesar que muchas personas nunca se habían fotografiado, lograba que ellos confiaran en mí.

Cada retrato nocturno implicaba que las personas quedaran inmóviles por 5 o 10 minutos, completamente quietos. Fotografié con una cámara de gran formato de 4 x 5 pulgadas que me permitió modificar plásticamente el plano focal de cada imagen, creando planos diagonales y oblicuos que moldean dramáticamente la geografía del paisaje. Iluminé las escenas con linternas de diferentes balances de color y la luz de la Luna.

La Creciente es un proyecto que cuestiona el principio básico de la ´instantaneidad´ en la fotografía documental: capturar el momento. En este proyecto las personas reales se representan a ellos mismos en su vida cotidiana, generando ficción dentro de la realidad. Las imágenes se sitúan visualmente en un limbo entre el día y la noche debido a la exposición prolongada y al baño atemporal que le impregna la luz lunar.

Este proyecto tiene varias capas desde donde pensarlo ya que es un diario personal y al mismo tiempo es un experimento sobre el lenguaje documental. Pero también es una visión alterada del tiempo y el paisaje debido al uso de la luz y el color que muestra una dramatización de lo cotidiano. Sobre todas las cosas este proyecto busca transmitir el extraordinario impacto visual y poético que tiene la vida en las islas del Delta del Paraná.     

A.C.
 

 

OTSUCHI, MEMORIAS DEL FUTURO

Otsuchi Memorias del Futuro
 
Después del terremoto más poderoso que jamás haya azotado Japón, la magnitud del tsunami que se estrelló contra el noreste de Japón el 11 de marzo de 2011 –junto con el desastre nuclear que lo acompañó– no tuvo precedentes. Las comunidades costeras fueron devastadas por las olas, que en su punto más alto alcanzaron los 40 metros sobre el nivel del mar, viajando hasta 10 km tierra adentro. El pueblo pesquero de Otsuchi, prefectura de Iwate, Japón, fue probablemente el más destruido por el tsunami. Allí, aproximadamente el diez por ciento de la población murió o desapareció y el sesenta por ciento de los edificios residenciales sufrió daños. En medio de tanto caos y desorden, la gente comenzó a recuperar las fotografías familiares que encontraron en los escombros de la ciudad, tratando de mantener a salvo el recuerdo de Otsuchi.
 
Este proyecto presenta una documentación visual de la destrucción y la pérdida, conectando retratos de los sobrevivientes de Otsuchi con fotografías familiares recuperadas de las aguas, arrastradas por el tsunami. Los sobrevivientes de Otsuchi fueron retratados en los espacios donde estaban ubicadas sus antiguas casas y lugares de trabajo. La importancia de los colores se vuelve crucial en este enfoque. Los colores de las fotografías destruidas -imágenes deformadas y borrosas, alteradas por los efectos del agua salada, en ocasiones creando nuevos colores o mezclando los anteriores- se revalorizan en un ejercicio de arqueología del color, donde cada uno de los colores encontrados en las fotografías destruidas se utilizaron para colorear los retratos de los supervivientes.
 
El tsunami provocó daños materiales considerables, matando personas y destruyendo comunidades enteras, pero sobre todo, los supervivientes también afrontan la pérdida intangible de sus propios recuerdos e identidades, en la que las fotografías familiares juegan un papel fundamental.

 

 

LABERINTO