1.jpg

ARTISTAS

ALEJANDRO CHASKIELBERG

1977, Buenos Aires, Argentina

 

ALEJANDRO CHASKIELBERG

OBRA

 

LA CRECIENTE

La Creciente 

Realicé este proyecto durante los 3 años que viví en las islas del Delta del río Paraná. Lejos de la ciudad por primera vez, tuve que adaptarme a vivir en este nuevo territorio lleno de agua y silencio. Influenciado por libros e historias orales y escritas sobre el gran Río Paraná, comencé a compartir una vida cotidiana con los isleños. Quería contar mi vivencia en las islas y con el tiempo terminaría por convertirme en un isleño. Dejé de ser un extraño y habité este lugar para poder contar la historia desde adentro y quebrar con una premisa básica del acercamiento fotográfico documental: uno retrata a un otro. 

Todos los días cruzaba el río Paraná en un pequeño bote a motor llamado Espejito. Me encontraba con personas aquí y allá, en muelles o bares, los acompañaba y capturaba algunos momentos de su rutina que me parecían extraordinarios. Luego les pedía recrear esas escenas de su vida cotidiana pero durante la noche. Y los fotografié en largas exposiciones nocturnas bajo la luna llena. A pesar que muchas personas nunca se habían fotografiado, lograba que ellos confiaran en mí.

Cada retrato nocturno implicaba que las personas quedaran inmóviles por 5 o 10 minutos, completamente quietos. Fotografié con una cámara de gran formato de 4 x 5 pulgadas que me permitió modificar plásticamente el plano focal de cada imagen, creando planos diagonales y oblicuos que moldean dramáticamente la geografía del paisaje. Iluminé las escenas con linternas de diferentes balances de color y la luz de la Luna.

La Creciente es un proyecto que cuestiona el principio básico de la ´instantaneidad´ en la fotografía documental: capturar el momento. En este proyecto las personas reales se representan a ellos mismos en su vida cotidiana, generando ficción dentro de la realidad. Las imágenes se sitúan visualmente en un limbo entre el día y la noche debido a la exposición prolongada y al baño atemporal que le impregna la luz lunar.

Este proyecto tiene varias capas desde donde pensarlo ya que es un diario personal y al mismo tiempo es un experimento sobre el lenguaje documental. Pero también es una visión alterada del tiempo y el paisaje debido al uso de la luz y el color que muestra una dramatización de lo cotidiano. Sobre todas las cosas este proyecto busca transmitir el extraordinario impacto visual y poético que tiene la vida en las islas del Delta del Paraná.     

A.C.
 

 

OTSUCHI, MEMORIAS DEL FUTURO